¿Qué es una fisura anal?

Una fisura anal (también llamada fisura ano, fisura en el ano, fisura perianal, grieta en el ano) es una úlcera lineal u ovalada en el canal anal. Usualmente se extiende desde el interior del canal anal hasta el borde del orificio anal. Esta pequeña grieta puede causar dolor intenso después de defecar. Las fisuras anales suelen provocar dolores y sangrado durante la evacuación intestinal. Esta es la razón por la que las fisuras anales a menudo se autodiagnostican erróneamente como hemorroides. La fisura en el ano generalmente es causada por el paso de heces duras (debido al estreñimiento) o diarrea extrema. La enfermedad de Chron se reconoce como un factor predisponente. Otros factores incluyen cirugía anal previa (como la hemorroidectomía) o la presencia de otra enfermedad anorrectal (hemorroides, estenosis anal, fístula perianal y otras).

Los estudios han demostrado que el tono muscular alto y la alteración del esfínter anal interno son factores predisponentes. El reflejo de relajación normal del esfínter anal interno se ve afectado. En lugar de relajación, el paciente puede tener espasmos (contracciones del músculo del esfínter).

fisura-anal-y-hemorroides-foto
La fisura anal a menudo se confunde con las hemorroides

Fisura anal síntomas

Los pacientes con fisuras agudas se quejan de dolor anal severo durante y después de la defecación. Esta zona del cuerpo está muy inervada. Esta es la razón por la que el paciente puede sentir un dolor prolongado.  El dolor suele durar de varios minutos a varias horas. El dolor anal severo a menudo lleva al temor de defecar. Sin embargo, evitar la defecación sólo va a hacer más daño. Si usted está retrasando la evacuación intestinal, las heces se endurecerán y podría formarse una retención fecal. Esto sólo empeorará la condición.

¿Fisura anal cómo curar?

El tratamiento de la fisura ano depende de su progresión. Las fisuras anales agudas son dolorosas, pero podrían curarse con un tratamiento conservador. Para curar una fisura anal en casa debe evitar el estreñimiento y las heces duras. Las heces duras y el estreñimiento pueden retrasar el tratamiento o incluso llevar a la recurrencia de la fisura anal. Para lograr buenos resultados debe seguir algunas precauciones simples:

  • Siga una dieta alta en fibra y beba al menos 2 litros de agua (o más).
  • Baños de asiento con agua caliente durante 10-15 minutos dos o tres veces al día.
  • Aplicar anestésicos tópicos (por ejemplo, lidocaína) o cremas anales que puedan ser beneficiosas (por ejemplo, crema de diltiazem).
  • Tome ablandadores de heces naturales, como fibra de psyllium o salvado sin procesar.

¿Fisura anal aguda o crónica?

Una fisura anal aguda debe sanar en 4-6 semanas. Si la fisura no cicatriza, pasará a un estado crónico (después de 6-8 semanas). Las fisuras crónicas son menos dolorosas, pero los síntomas severos tienden a reaparecer. Las fisuras crónicas pueden desarrollar los llamados colgajo de piel. Estas pequeñas colgajo en la piel pueden persistir de forma permanente, incluso después de que la fisura haya cicatrizado. También pueden aparecer papilas anales hipertrofiadas en el canal anal. En una fisura anal crónica, el piso de la úlcera está descubriendo las fibras musculares del esfínter anal interno. Una vez que el esfínter interno está cubierto de cicatrices y fibrosis, la fisura anal no podrá sanar fácilmente sin una operación.

Fisura anal fotos (hacer clic)
fisura anal cronica
Fisura anal crónica

Fisura anal tratamiento

Los científicos se han propuesto numerosos agentes tópicos, orales e inyectables para reducir la presión de reposo del esfínter anal y relajar el esfínter para que la fisura del ano pueda sanar. Algunos de los medicamentos más populares incluyen: trinitrato de glicerilo (GTN/nitroglicerina), bloqueadores de los canales de calcio – diltiazem o nifedipina, y toxina botulínica, que se inyecta localmente.

La pomada de nitroglicerina ha sido muy popular en el pasado, pero tiene algunas desventajas. El tratamiento tópico con nitroglicerina puede causar algunos efectos secundarios, como dolor de cabeza. Los bloqueadores de los canales de calcio han demostrado una eficacia similar, pero con menos efectos secundarios.

Tratamiento de la fisura anal con pomada de diltiazem

pomada diltiazem foto
Crema de diltiazem para la fisura anal

El diltiazem se utiliza en el tratamiento de la hipertensión y algunos tipos de arritmia. Relaja los músculos lisos de las paredes de las arterias, mejora el flujo sanguíneo y disminuye la presión arterial. La idea es que el diltiazem puede disminuir el tono muscular y relajar el esfínter. Esto debería ayudar a curar la fisura. Los estudios han demostrado que el tratamiento tópico con crema de diltiazem al 2% es efectivo y puede conducir a la curación en aproximadamente el 70% de las fisuras anales. Nifedipino es un medicamento análogo usado para controlar la angina y la presión arterial alta. Por lo general se toma en forma oral, pero se puede preparar una solución tópica. Los ensayos controlados han demostrado que el gel de nifedipina al 0,2% es efectivo en el tratamiento de las fisuras anales.

Pedir la pomada de diltiazem

Botox para la fisura del ano

Los efectos de relajación de la toxina botulínica (también conocida como Botox) en los músculos han sido examinados extensamente. Varios científicos han sugerido que podría utilizarse en el tratamiento de las fisuras anales. El Botox se inyecta en el esfínter anal interno. Esto conduce a una disminución del tono muscular y favorece la cicatrización de las fisuras. La inyección de botox es bien tolerada y fácil de realizar. Sin embargo, hay ciertos efectos secundarios, a saber: incontinencia temporal, reacciones alérgicas, hematomas. Se registra una recurrencia relativamente alta de la fisura anal a largo plazo (30-50%).

Operación fisura anal

Las fisuras anales que no responden al tratamiento médico en aproximadamente 6-8 semanas pueden ser consideradas para el tratamiento quirúrgico. Tanto el paciente como el médico deben evaluar ciertos factores antes de esto. Es posible que se produzca un fracaso del tratamiento quirúrgico o que la fisura vuelva a aparecer. Existen varios procedimientos para el tratamiento quirúrgico de las fisuras anales crónicas. Estos procedimientos incluyen la dilatación anal, la escisión clásica de la fisura (Fisuractomía), anoplastia y la esfinterotomía lateral interna (LIS).

Dilatación anal (procedimiento de Lord)

Rara vez se hace hoy en día. Consiste en la dilatación manual del ano con varios dedos. El objetivo es estirar el esfínter y reproducir una parálisis temporal de las fibras musculares. La operación es riesgosa, ya que puede provocar incontinencia fecal (la incapacidad para retener las heces). Es por ello que en los últimos años esta operación se realiza con un balón rectal especial. Esto hace que el procedimiento sea más controlado.

Fisuractomía

La escisión clásica de la fisura anal con o sin división del músculo del esfínter no se utiliza con frecuencia en la actualidad. La escisión deja al paciente con una dolorosa herida externa que requiere mucho tiempo para sanar.

Esfinterotomía para el tratamiento de la fisura anal

La esfinterotomía interna lateral  es el estándar de oro para el tratamiento de las fisuras anales en todo el mundo. La Sociedad Americana de Cirujanos de Colon y Recto (ASCCRS) también lo recomienda. En resumen, la esfinceterotomía es un procedimiento sencillo que implica la división parcial del músculo del esfínter. El objetivo es promover la curación disminuyendo el tono muscular y rompiendo el ciclo de espasmos y dolor. La esfinceterotomía lateral interna puede realizarse con una técnica abierta o cerrada. El procedimiento en sí se realiza bajo anestesia. La operación es altamente efectiva en el tratamiento de las fisuras anales. Conduce a la cicatrización del 95% de las fisuras anales. El efecto secundario más grave es la incontinencia fecal a largo plazo. Numerosos estudios han reportado incontinencia postoperatoria en rangos de 0% a 30%. Las complicaciones son mayores en las mujeres que dieron a luz por vía vaginal. Dado el riesgo, muchos médicos prefieren prescribir tratamiento médico con diltiazem crema o pomada de nitroglicerina.

Información adicional

Fisuras anales que no se curan

Los pacientes que sufren de una fisura anal a menudo buscan información sobre el tiempo de cicatrización. La verdad es que las fisuras anales pueden durar mucho tiempo debido a su etiología y todo depende del caso. Algunas fisuras pueden sanar en una o dos semanas, pero una fisura anal que no sana en unas 6 semanas pasará a un estado crónico que puede durar años. La fisura anal es de naturaleza isquémica. Esto significa que debido a la irritación persistente, el espasmo del esfínter anal y el flujo sanguíneo inadecuado en el canal anal, es poco probable que el desgarro sane por sí solo. Con el tiempo, si no se trata adecuadamente, la fisura anal formará una fibrosis que impedirá su curación sin medidas quirúrgicas. Se cree que las fisuras anales persistentes se desarrollan en pacientes con aumento de la presión anal, por lo que el tratamiento farmacológico y quirúrgico está dirigido a reducir la presión anal y mejorar el flujo sanguíneo en el ano.

Fisura anal y embarazo

Muchas mujeres se quejan de diferentes síntomas anales durante el embarazo – tales como: estreñimiento, esfuerzo al defecar, dolor sordo o agudo en la región anal, sangrado rectal, picazón, etc. Estos síntomas tienden a ser más pronunciados durante el tercer trimestre del embarazo que al principio. Después del parto, es común que las mujeres se quejen de hemorroides. El estreñimiento y el esfuerzo durante la defecación son factores de riesgo obviamente asociados.
Los estudios han demostrado que menos del 10% de las mujeres embarazadas desarrollarán fisuras anales antes o después del nacimiento. Las cirugías anales no se realizan durante el embarazo (la excepción es posible en casos específicos), por lo que la prevención del estreñimiento es altamente recomendable. Además, las mujeres tienen los músculos internos del esfínter anal más cortos, lo que las pone en mayor riesgo de complicaciones (como la incontinencia fecal) después de una operación de fisura anal. Curiosamente, también hay un pequeño grupo de pacientes, formado principalmente por mujeres embarazadas, que presentan fisuras anales atípicas con diferentes síntomas: es posible que no sientan dolor o que incluso sufran de incontinencia, no de estreñimiento. Los estudios manométricos anales han demostrado que este grupo de pacientes sufre de fisuras de baja presión (a diferencia del tono muscular alto que es común en otras personas con fisura anal). El tratamiento óptimo en este caso no está claro. En última instancia, se deben evitar los procedimientos quirúrgicos que afectan a los mecanismos del esfínter. En general, las mujeres que han tenido hijos o que planean tenerlos deben evitar las opciones quirúrgicas debido al riesgo potencial de incontinencia fecal.

Fisura anal: la recuperación postoperatoria

El tiempo de cicatrización de los pacientes que se sometieron a una cirugía de fisura anal puede variar. La esfinterotomía lateral interna es bastante efectiva (en más del 95% de los casos) y la mejoría (en términos de relajación y menor presión muscular) debe ser notable inmediatamente después de la operación. Sin embargo, la cicatrización de la fisura en sí, junto con la normalización de los hábitos de defecación, el estado psicológico y algunas irritaciones locales que pueden ocurrir (picor, hemorragia menor) podrían persistir hasta 4-6 semanas después del LIS. Si la esfinterotomía lateral no se combinó con otra operación, el paciente no debería experimentar realmente dolor durante la operación en sí. Todavía puede haber algo de dolor en la fisura anal, pero ya pasará. La mayoría de las personas notan que el dolor de una fisura anal desaparece a los pocos días de la cirugía. Si no ha surgido ninguna complicación, debería poder volver al trabajo en varios días (semana en la parte superior). Sin embargo, es probable que la fisura anal tarde unas 8 semanas en sanar por completo.
Con otros procedimientos, como la fisurectomía, es más complejo – el paciente se queda con una herida fresca y por lo general se le prescribe un tratamiento médico que debe ayudar al proceso de curación. La curación completa puede tomar 3 meses.

Después de una operación de fisura anal, se recomienda mantenerse al día con las medidas de la dieta y evitar el estreñimiento. Una clave para la recuperación es tomar suficiente líquido y fibra para prevenir las heces duras. Se le pueden dar laxantes o una preparación tópica para ayudar en el proceso de curación. El hecho de sentarse en agua tibia después de defecar también ayuda.

Pedir la diltiazem pomada

Autor
dr. Trayan Seliminsky, Gastroenterología, Medical university of Varna

Top ↑